Caminos de Dios.

IMG 20170319 WA0017

Hace algunos años los Misioneros Claretianos empezamos a acompañar la comunidad católica China de Yokohama, Japón. Este año 2017 como parte de su programa cuaresmal la comunidad organizó una peregrinación a uno de los picos más altos de la cordillera Kanagawa, el Monte Sannoto (三ノ塔).
El 18 de marzo unos 40 miembros de la comunidad, incluyendo 7 niños –el más pequeño de 5 años, se encontraron en la base del monte Sannoto para comenzar su peregrinación cuaresmal. Eran las 10 de la mañana.

Tras una breve oración comenzó el ascenso a la cumbre del monte; todos desbordaban alegría. Tras dos horas, a mitad de camino a la cumbre, comenzamos el Via Crucis. Para muchos fue una experiencia de oración profunda y sentida, y todos se ofrecieron a cargar con la cruz a lo largo del camino. Rezando y cantando, paso a paso, llegamos hasta la cumbre; eran las 12:45 del mediodía.

Allí, después de un breve descanso, celebramos la Eucaristía. Nos sentimos como Pedro, Santiago y Juan, los tres discípulos que Jesús llevó consigo a la montaña donde se transfiguró. Entonces Pedro quiso hacer tres tiendas, una para el Señor, otra para Moisés y otra para Elías; Nosotros queríamos hacer no ya 3, sino 40 tiendas y permanecer allí; Se estaba tan bien!

Después de la Misa compartimos la comida que habíamos traído y disfrutamos de nuestro almuerzo juntos. A las 14:00 comenzamos nuestro descenso y hacia las 15:45 llegamos a la estación de autobuses. Habíamos caminado un total de 16.05 km, y nos llevó 6 horas.

Después de este viaje, un laico me confió: "Padre, ha curado mi enfermedad. Tengo 50 años y hasta el día de hoy nunca había ascendido una montaña tan alta (1.252 m). Siempre tuve miedo a las alturas, pero hoy sentí como el Señor me acompañó y me llevó a la cima". Muchos compartieron como el ascenso y la oración fueron experiencias verdaderamente dichosas, como sentían la llamada y la cercanía del Señor mientras caminaban juntos por la montaña.

En nuestra vida a veces hay que desconectar de nuestro trabajo y de nuestra agenda ocupada y abrazar la naturaleza, un lugar para encontrarnos con Dios sin esfuerzo. De hecho, nadie se sintió cansado ese día, ya tuviera 5 o 50 años de edad.

IMG 20170319 WA0006De vez en cuando tenemos que ponernos desafíos que van más allá del ayuno prescrito, metas que nos llevan a hacer algo fuera de lo habitual, para descubrir que "puedo" y darnos cuenta de que podemos conseguir algo que pensamos estaba más allá de nuestras posibilidades, y salir fortalecidos en el proceso.

Nuestra vida cristiana es como escalar una montaña; Subimos y bajamos, pero es el sendero retorcido y lleno de baches el que esconde el encuentro de cada uno con Dios. Creo que como Misioneros Claretianos nuestra misión es acompañar y facilitar este encuentro personal con Dios.

The way of the cross, the way of the Lord.
去年在波蘭的事... Last year in Poland...