Aprendiendo a Orar con los Salmos

Aprendiendo a orar con los salmos en nuestras parroquias de Osaka

Por Josep M. Llamas

Catequesis del Papa

En su carta apostólica “Novo Millennio Ineunte”, que encuentro muy sugerente, sobre todo en la programación que propone su capítulo tercero, escribió el Papa Juan Pablo II:

“Hace falta que la educación en la oración se convierta de alguna manera en un punto determinante de toda programación pastoral. Yo mismo me he propuesto dedicar las próximas catequesis de los miércoles a la reflexión sobre los Salmos, comenzando por los de la oración de Laudes, con la cual la Iglesia nos invita a «consagrar» y orientar nuestra jornada. Cuánto ayudaría que no sólo en las comunidades religiosas, sino también en las parroquiales, nos esforzáramos más para que todo el ambiente espiritual estuviera marcado por la oración. Convendría valorizar, con el oportuno discernimiento, las formas populares y sobre todo educar en las litúrgicas” (Juan Pablo II: NMI 34). Y sigue el texto recomendando el rezo de laudes y vísperas.

De acuerdo con este anuncio, el Papa empezó una serie de catequesis sobre los salmos en marzo del año 2001 (Pueden encontrarse todas estas catequesis en la web del Vaticano: Vatican.va; Santo Padre; Juan Pablo II; Audiencias; 2001, a partir del miércoles 28 de marzo). La serie está siendo continuada por Benedicto XVI. Es una lástima que estas catequesis no sean más conocidas. Muchas de ellas son bellas de verdad.

En otro párrafo del mismo documento el Papa expresa la intención de estas catequesis, es decir, enseñar a orar:

“Para esta pedagogía de la santidad es necesario un cristianismo que se distinga ante todo en el arte de la oración. (...) Pero sabemos bien que rezar no es algo que pueda darse por supuesto. Es preciso aprender a orar, como aprendiendo de nuevo este arte de los labios mismos del divino Maestro, como los primeros discípulos: «Señor, enséñanos a orar» (Lc. 11,1). En la plegaria se desarrolla ese diálogo con Cristo que nos convierte en sus íntimos: «Permaneced en mí, como yo en vosotros» (Jn. 15,4)” (Juan Pablo II: NMI 32)

Nuestro del curso sobre los salmos

Ante el reto de estas palabras del Papa, he sentido que una buena manera de formar orantes y evangelizadores puede ser el crear en las parroquias este ambiente espiritual marcado por la oración. Así es como han nacido los cursos sobre los salmos. En realidad, desde siempre que en mi ministerio he invitado, creo que con buenos resultados, a orar con la Liturgia de las Horas. Pero es la primera vez que he pensado en un curso para ayudar a orar con los salmos. La invitación del Papa me parece apremiante y sus catequesis sobre los salmos e himnos de la Liturgia de las Hora son una buena ocasión.

Después de hacer un poco de campaña, he podido reunir tres grupos: dos en nuestra parroquia de Imaichi y uno en la vecina de Sekime.

Estructura del curso

Como material fundamental uso las catequesis del Papa, pero ampliadas con otros elementos, incluidas las páginas de “Palabra Misión” dedicadas al Salterio. Las catequesis del Papa duran unos diez o doce minutos, mientras que yo les dedico alrededor de una hora.

Aprovechando la oportunidad que ofrecen las numerosas citas de los Padres de la Iglesia que contienen las catequesis del Papa, he hecho una pequeña introducción general presentándolos. Por otra parte, cada vez que es citado un Padre de la Iglesia le dedico unos minutos para presentarlo individualmente. Hago lo mismo con otros autores citados: San Bernardo, Pascal, San Romualdo, Bonhoeffer, etc.

Dado que los Padres de la Iglesia son desconocidos de la mayoría de feligreses –la misma expresión de “Padres de la Iglesia” no les dice nada– creo que vale la pena aprovechar esta oportunidad. De momento, los asistentes a los grupos parece que están satisfechos con estas pequeñas digresiones. Sigo el orden de los salmos en la Liturgia de las Horas, como hizo el Papa, empezando por la oración de la mañana del primer domingo. Esto quiere decir que estudiamos no solamente los salmos del salterio sino también los himnos y cánticos de otros libros de la Biblia.

Ni que decir tiene que en nuestra reunión semanal oramos con los salmos en la Liturgia de las Horas: hora menor o vísperas de acuerdo con la hora de la reunión.    Tras unas semanas de introducción general al salterio y de presentación de la Liturgia de las Horas para los que no la conocían, hemos empezado el estudio de los salmos, uno por semana.

La reunión

Nuestra reunión empieza con una invocación al Espíritu Santo y el canto del salmo correspondiente de la semana; el cantoral litúrgico japonés contiene prácticamente todo el salterio. Sigue un tiempo de compartir sobre el salmo del día que todos han meditado durante la semana. Después de rezar la Liturgia de las Horas  -siempre cantamos el himno- sigue mi explicación detenida del salmo. Finalmente queda un tiempo para comentarios y preguntas. Concluimos con una breve oración.

Nuestra aproximación a los salmos

El Papa, en la primera catequesis, señaló cuatro caminos posibles de aproximación a los salmos:

“- Presentar su estructura literaria, sus autores, su formación, el contexto en el que surgieron.

- Sería sugerente, además, una lectura que pusiera de manifiesto su carácter poético, que alcanza en ocasiones niveles de intuición lírica y de expresión simbólica sumamente elevados.

- Sería no menos interesante recorrer los salmos considerando los diferentes sentimientos del espíritu humano que manifiestan: alegría, reconocimiento, acción de gracias, amor, ternura, entusiasmo; así como intenso sufrimiento, recriminación, petición de ayuda y de justicia, que se convierten en ocasiones en rabia e imprecación. En lo salmos el ser humano se encuentran totalmente a sí mismo.

- Nuestra lectura buscará sobre todo hacer que emerja el significado religioso de los Salmos, mostrando cómo, a pesar de estar escritos hace muchos años para creyentes judíos, pueden ser asumidos en la oración de los discípulos de Cristo. Para ello nos dejaremos ayudar por los resultados de la exégesis, pero al mismo tiempo nos sentaremos en la escuela de la Tradición, en especial, nos pondremos a la escucha de los Padres de la Iglesia”. (Juan Pablo II, Catequesis en la audiencia del 28-3-2001).

En este curso, sin descuidar los tres primeros caminos, me centro, como hace el Papa, en el cuarto.

Acabamos de empezar. ¿Hasta dónde llegaremos? Dios lo sabe. Las catequesis del Papa, ahora Benedicto XVI, siguen todavía, después de cuatro años y medio. Es de suponer que tan solo veremos una parte del salterio y de los cánticos bíblicos, durante un año o dos. De momento todos los componentes de los tres grupos estamos animados y dispuestos a aprender a orar mejor con los salmos, a través de la oración que la Iglesia nos ofrece en la Liturgia de las Horas y con la ayuda de la reunión semanal.

Continue reading
328 Hits

Evangelización a través del Canto

Evangelización a través del Canto

Josep Llamas cmf

I.- Peregrinación

U

n grupo de diecisiete feligreses de nuestras parroquias de Osaka y Nagoya, peregrinó, el pasado mes de octubre (2004), a los lugares santificados por la presencia de Santa Teresa de Jesús y San Juan de la Cruz. Se me pidió el acompañamiento espiritual de esta peregrinación. Ha sido para mí una experiencia nueva y, por cierto, del todo positiva. En mis actividades pastorales casi siempre encuentra cabida la música religiosa y litúrgica, cantada a voces entre todos los participantes. Ya se puede suponer, por tanto, que un elemento fundamental de nuestra peregrinación fue el canto. Durante la peregrinación cantamos mucho, siempre, sin excepción, a cuatro voces mixtas. Nuestro repertorio estaba constituido por cantos de Takata Saburô (*) escogidos del cantoral litúrgico japonés y cantos de Taizé. Nos servimos de un librito de 44 páginas que preparé al efecto. Contenía todos los cantos necesarios para las celebraciones eucarísticas y otros momentos de la peregrinación.

Antes de partir, los peregrinos tuvimos tres encuentros preparatorios. Una parte del encuentro consistió en la presentación de los dos santos carmelitas y de las principales características de su espiritualidad. A partir de la gran “peregrinación” del pueblo de Dios hacia la Tierra Prometida, expliqué también qué es una peregrinación y los elementos característicos que la diferencian de cualquier otro tipo de viaje.

Naturalmente, aproveché la oportunidad para ensayar nuestros cantos. Tuvimos también tiempos de adoración ante el Santísimo expuesto. Aquí empezamos a usar ya los cantos de la peregrinación sobretodo los que serian su leitmotiv: los cantos de Taizé “Nada te turbe” y “De noche iremos” que aprendimos en español, prácticamente de memoria. Estos dos cantos los cantamos cada día, a veces más de una vez, durante la peregrinación.

Así preparados, la mañana del 25 de octubre (2004), nos encontramos los peregrinos en el aeropuerto Kansai de Osaka. Antes de emprender el vuelo hicimos un corro un poco apartados de la gente procurando no llamar la atención. Cantamos a media voz el “Nada te turbe”, invocamos la protección de Maria y finalizamos con el canto de “Id por todo el mundo a anunciar el Evangelio” de Takata Saburô. Unas horas mes tarde, ya de noche, en el autobús que nos llevaba de Barajas a un hotel madrileño entonamos de nuevo Nada te turbe” y “De noche iremos”.

Todos los días tuvimos misa cantada. En el autobús repasábamos los cantos del día. En Toledo, en la Iglesia de los Padres Carmelitas, a media misa entró una señora que se quedó cerca del grupo, pero medio escondida tras una columna. Al terminar la misa se nos acercó diciendo que no podía resistir el deseo de decirnos que estaba maravillada: “Pertenezco a un coro desde hace muchos años y nunca hemos cantado tan bien como ustedes”. Le tuvimos que explicar que nosotros no éramos ningún coro, sino simplemente un grupo de peregrinos, y que más que cantar, orábamos.

Siempre que las circunstancias lo permitían, en los restaurantes o en el hotel, cantábamos la bendición y acción de gracias de la comida. En un restaurante se fue haciendo silencio a medida que nuestra acción de gracias, cantada a media voz  llegaba a oídos de los otros comensales. Al concluir la acción de gracias nos aplaudieron. Nosotros entonces les cantamos de “encore” el “Nada te turbe”. La gente no salía de su asombro ante aquel grupo de japoneses que también cantaba en español. En las iglesias que visitamos, que no fueron pocas, cantábamos algún canto ante el Santísimo. Supongo que el ambiente que creaban nuestros cantos, aunque fueran en japonés, movía también el corazón de las otras personas que se acercaban a visitar al Señor, a veces atraídas por nuestros cantos a media voz para no molestar a nadie, y que precisamente por esto creaban un ambiente de recogimiento especial.

En el grupo de peregrinos había tres no-cristianos, parientes de otros peregrinos. De todas maneras quisieron participar en nuestro viaje. Quedaron muy impresionados por la experiencia y se integraron completamente y con mucho gusto a nuestra oración y a nuestros cantos. Por otra parte, estoy seguro de que nuestra peregrinación fue evangelizadora a través del canto no tan solo para ellos y para el resto del grupo sino también para otras personas que ocasionalmente se encontraron con nosotros.

(*) Takata Saburô (1913-2001) Compositor japonés de música coral, muy popular entre los coros del país. Bautizado en la Iglesia Católica a los 40 años. Cuando después del Concilio Vaticano II se preparó el nuevo cantoral litúrgico japonés, él fue el principal colaborador. Sus cantos litúrgicos, que sobrepasan el centenar, son de gran calidad musical y litúrgica. Normalmente aparecen con notación para dos o cuatro voces mixtas y acompañamiento de órgano. Estos cantos también estan editados para tres voces femeninas. Gran parte de los cantos litúrgicos de Takata Saburô son usados en todas las parroquias del Japón. Diversos coros han publicado extensas grabaciones de estos cantos. Incluso hay coros dedicados exclusivamente a promoverlos.

 

II.- Vísperas del Domingo

E

n la parroquia de Sekime, una de las cuatro que los claretianos servimos en la zona norte de la ciudad de Osaka, cada cuarto domingo de mes se celebra solemnemente la Liturgia de las Horas: Segundas Vísperas del domingo.

Para los que quieren, ensayamos las diversas partes de la celebración desde una hora antes. Llegado el momento, reunido un buen grupo de feligreses de nuestras parroquias, voy a revestirme y acompañado de dos acólitos con el incensario humeante nos dirigimos hacia el altar mientras el órgano nos recibe con unos suaves acordes que invitan al recogimiento y a la oración.

Llegados a la sede entono el “Dios mío ven en mi auxilio”. Todos responden a cuatro voces mixtas “Señor, date prisa en socorrerme”. El que asiste por primera vez queda impresionado ya con esta primera respuesta. No sólo por la belleza y solemnidad de la oración de la Iglesia y de la música de Takata Saburô, sino también por el hecho de que aquí cantan todos. No se trata de ningún coro o schola cantorum. Entre todos hacemos las cuatro voces. Las vísperas duran una media hora. Las antífonas, responsorio breve y las intenciones de la oración de los fieles las introduce un solista. Yo canto lo que toca al presidente, un lector lee la lectura de la Sda. Escritura. Lo demás, lo que corresponde al pueblo, se canta íntegramente a voces.

Todo esto empezó cuando durante nuestra peregrinación carmelitana hicimos una escapada hasta Santo Domingo de Silos. Asistimos a las Vísperas del sábado y Laudes del domingo en el monasterio. El canto de los monjes, impecable. La iglesia llenísima para las Vísperas, no tanto para los Laudes. Pero solo cantaron los monjes. Más tarde, entre los peregrinos salieron diversos comentarios. Yo sugerí: ¿por qué no intentamos nosotros cantar las vísperas aunque sólo sea una vez al mes, pero entre todos y a cuatro voces? Hice un poco de llamamiento, de palabra y con posters, por las parroquias. El cuarto domingo de enero de este año empezó a tomar cuerpo nuestro propósito.  Nos reunimos más de cuarenta personas. La primera vez no todo salió perfecto. Pero todos quedamos impresionados por la intimidad y belleza del ambiente de la celebración. No teníamos nada que envidiar a los benedictinos de Silos.

Nosotros éramos tan solo un grupo de feligreses de las parroquias del norte de Osaka, animados por unos cuantos entusiastas de la Liturgia de las Horas y del canto litúrgico de Takata Saburô. Pero habíamos conseguido algo que seguramente se hace en pocas partes: cantar las vísperas entre todos los asistentes a cuatro voces. Han pasado algunos meses. Se mantiene la asistencia y, naturalmente, hemos mejorado en el canto, y los que no conocían la Liturgia de las Horas se han ido aficionando a esta oración de la Iglesia.

III.- Adoración del Santísimo

N

uestra peregrinación tuvo todavía otro fruto. Antes de emprenderla, como dije, nos reunimos por tres veces. En estas reuniones de preparación hubo un tiempo de adoración del Santísimo con exposición mayor. Buena parte del tiempo pasado ante el Señor lo empleamos cantando cantos de Taizé y de Takata Saburô.

Al regresar de la peregrinación hablamos sobre la posibilidad de seguir con la adoración del Santísimo, una vez al mes, pero invitando también a otros feligreses. El hecho de haber estado proclamado éste el Año de la Eucaristía y el deseo del papa Juan Pablo II en su exhortación “Mane nobiscum Domine” nos animaban a intentarlo. Dicho y hecho. A partir de enero y cada segundo domingo, en nuestra iglesia de Imaichi hemos organizado esta reunión de oración. Previamente, como en el caso de las vísperas de la parroquia vecina de Sekime, invité a los feligreses de nuestras parroquias, de palabra y con vistosos posters. Hemos llegado a reunirnos unas sesenta personas. La oración se desenvuelve más o menos de acuerdo al esquema de Taizé aunque también tienen cabida los cantos de Takata Saburô: exposición, cantos repetitivos, breve lectura bíblica, tiempo de silencio, oración de los fieles, etc. y bendición final con el Santísimo.

Gracias al entusiasmo de un pequeño grupo de diecisiete peregrinos, y sirviéndonos del canto, han nacido estas humildes iniciativas de oración en dos de nuestras cuatro parroquias de Osaka. Alabado sea Dios. Amén.

Continue reading
304 Hits

IV Asian Claretian Encounter

IV Asian Claretian Missionary Encounter

By Mario Bonfaini, cmf.

 

Untitled2After a few months of suspension of the meeting for local reasons, I listen with joy the updated of the IV Asian Missionary Encounter in Sri Lanka. To see our Brothers Missionaries of Asia and listen about their progress of apostolic work was giving me many expectations from this encounter.

 

It has been a pretty busy experience from the very beginning to the end but fruitful; well organized and joyful.

Arrived in the very late hours in the night, I appreciated the kindness of our Claretian Brothers to come to fetch us at the Airport at such inconvenient time.

The encounter was open with the Concelebration presided by the Rt. Rev. Kingsly Swampillai, Bishop of Trinko-Batticaloa in the Chapel of the recently inaugurate St. Claret Minor Seminary, Daluwakottawa, near Colombo. (02 of May 2002).


Then in the open session the Bishop briefed us about the political and religious situation of Sri Lanka and the work of the Local Church in its different levels. The main theme of the encounter was "reading of the Word of God in the Asian Context".

Leading us in our reflections were two speakers;

- The Rev. Fr. S. Arckiaswami, S.J. an Indian Theologian sharing with us the need to incarnate our theology in life and mission in order to be effective in our ministry. "…it is in solidarity with people that we discover who God for us is".

- The Rev. Fr. Thomas Vijay, SAC presented us some concrete methods of Gospel sharing that make people realize the needs to listen carefully the Word of God and share it with others.


The main work has been "the presentations" of the six major organisms: situation, apostolic work and sharing experiences, particularly in reading and transmitting the Word at any level of the society.

Untitled1

 Our meetings were also been refreshing with local cultural entertainment and on the fifth of May we could join the Sunday Mass with the parishioners of St. Anna' Church in Colombo, on care of Claretians: indeed a wonderful experience.

I am grateful for the warm hospitality of our Brothers in Sri Lanka during our entire Encounter and to have given us an opportunity in the end to visit our Claretian residences and other cultural places.

 

May I give thanks, of course, to the organizers of the Encounter: Fr Maria Arul, Vicar General; Fr Joseph M. Abella, General Prefect of Apostolate…and those "on the back of the stage" have been working hard to make successful and fruitful our IV Asian Missionary Encounter.           

 

 


Continue reading
324 Hits

Claretianos en el Pais del Sol naciente (II): Visitaduría

Segunda Parte: Visitaduría. 1954-1973

Jordi Franquesa, cmf 

 

        Untitled3    Los Claretianos en el Japón, con santa ambición, adquieren una Personalidad religioso-jurídica más estable que un simple organismo comunitario. El extraordinario desarrollo reclama una nueva figura orgánica: El Gobierno General erige la Visitaduría del Japón el 11 de Octubre de 1954. Es un regalo de confianza por parte del Gobierno General. El primer gobierno es el siguiente: el MRP. Jesús González Sarasqueta: Visitador; P. Luís Dussán: Consultor 1º; y P. Pedro de Grandis: Consultor 2º y Ministro.

 

            En este período se plantean los grandes problemas del crecimiento, con sus graves crisis internas, luces y sombras que no podemos vislumbrar con toda claridad en la actualidad. Es un abismo de misterios humanos, que solo Dios puede clarificar debidamente. Solamente quiero constatar que se nombraron diez Visitadores, en el corto lapso de 19 años que duró esta figura jurídica.

 

            Escudriñando los acontecimientos, veremos que siempre se abre un camino luminoso para seguir evangelizando en el Japón. La expansión claretiana era la admiración del Sr. Obispo Taguchi, quien la ponderaba en toda ocasión. Y así era.

            Nuevas fundaciones. Ya en 1954 funcionan los gobierno locales de Imaichi, de Kori, de Takatsuki, de Hirakata, y de Tokyo, como Superior delegado.

 Untitled4

            Es el expreso y reiterado deseo del Sr. Obispo Taguchi y ratificado en estos términos por el Excmo. Maximiliano Cardinal de Furstenbercg-1949-1960-, Nuncio Apostólico "Peut-etre pourrez vous entreprendre un college pour jeunes gens,dount nous manquons", el que nos impulsa a dedicarnos a la educación. Este deseo del Sr. Nuncio fue el origen de nuestro futuro colegio.

 

 

KEIKO GAKUEN:

            Como terreno para el colegio "Keiko Gakuen" después de buscar y rebuscar por varios lugares, y de recibir ofertas, se encuentra el de Hirakata, por un precio módico -un promedio de 400 yenes el tsubo. La buena acogida del Sr. Alcalde facilitó la adquisición. Funciona desde el 1957 abriendo sus aulas de la Enseñanza Media recibida la aprobación de la Diputación el 30-VI-1956. El 15-1-1961,se inaugura el edificio para la Enseñanza Superior. Duros han sido sus comienzos por el escaso alumnado inicial debido a la urgencia de la reclutación. Y más duro ha sido su caminar a lo largo de su historia por la carencia de experiencia y de la debida preparación en el personal dedicado a la educación; todo esto se vio agravado por la actividad sindical y la admisión de un profesorado no competente.

 Untitled5

Cuatro han sido los Directores Claretianos del Keiko Gakuen: P. José Galdeano: 1956-63; P. José Montero: 1963-66; P. Jesús González: 1966-70 y P. Manuel Sánchez: 1970-71. Siguen los Directores seglares católicos: Kobayashi Gisaburó: 1971-72; Ono Tssutomu: 1972-83. En cambio, los Presidentes -Rijichó- han sido 8 y todos claretianos sin interrupción. En la Junta de Gobierno -Rijikai- siempre ha habido una mayoría claretiana, como nos lo aconsejaron los Viatorianos de Kyoto, por experiencia. Las mejoras en los edificios son muy de notar: dos cuerpos de edificio para clases; el gimnasio; la biblioteca-capilla; la piscina de 50 metros y los dos patios de juego constituyen el esfuerzo realizado. En los comienzos: las aportaciones importantes fueron las de la Santa Sede y las del Gobierno General, con los donativos de las Provincias de USA., -el Día de la Madre-, etc. y otras aportaciones de varios bienhechores. Todo ello constituye un fondo de riqueza financiera de gran valor. Con todo hay que distinguir bien que la escuela tiene una Personalidad jurídica educativa, cuya propiedad no es de la Congregación. En un principio parecía que todo era de los claretianos, por lo que hubo alguna mala inteligencia en los bienes inmuebles de la escuela. Así funcionan los centros de enseñanza en el Japón.

            Las crisis internas y personales entre los Padres que trabajaban en el Keiko, desbarató la buena marcha que se esperaba de tal centro educativo. El movimiento del sindicato, agregado al partido comunista, incrementó las dificultades de la enseñanza en el Keiko, frenando el prestigio que en un principio había ido adquiriendo. El alumnado inicial de 11 niños ascendió a 805 en 1973.

 

 

SEMINARIO CLARETIANO:

1.-Preámbulos:

            En 1955,la Sra. Josefina Salisbury, en tres ocasiones distintas, manda 22 mil dólares para construir el Seminario claretiano japonés.(CV.p.6).  Los reiterados deseos del Rdmo. P. General, Pedro Sweiger, de que se inaugurara el Seminario Claretiano Japonés exigía una realización inmediata. Y así fué.

            El pequeño Seminario japonés nace el 7-X-1956 en Imaichi, con 5 jovencitos cuyo Prefecto fué el P. Romario Jarussi. Se acomodó la casa, en espera de un seminario de nueva planta. En 1957 se traslada al Keiko, en el edificio que había en el lugar que ahora ocupa la oficina central, siendo el Prefecto el P.Alfonso Llorente. Pero por una decisión de la Junta -Rijikai-, se traslada a la rectoría de Kori en septiembre del mismo año. De Kori se traslada de nuevo al Keiko en abril de 1958. Desde septiembre el P. Franquesa se encarga de los seminaristas, que iban a la escuela de los Marianistas -de Meisei. No parecía bien que vivieran en nuestra escuela y que fueran a otra. Ingresaron todos, menos uno, en el Keiko. En 1959-VI-28, se bendijo la Primera Piedra del nuevo Seminario, planeado por el arquitecto Ikegami. Y en 1960-III-20,desalojamos el edificio del Keiko y nos instalamos en el nuevo seminario. La edificación costó 12 millones de yenes. Varias casas hicieron generosos donativos de mueblaje, vajilla,etc..Se compraron 40 tsubos más para rectificar los límites de la propiedad en la parte Norte. Las vocaciones reclutadas en las parroquias, sobretodo de la diócesis de Nagasaki, sin poder seleccionar libremente a los candidatos, fué el origen del fracaso vocacional. Ya se pensó en una adquisición de una parroquia en Nagasaki; pero el arzobispo Yamaguchi Aijiró nunca aprobó nuestro deseo de fundación allí.

            Desde el 1961, al 67, se suceden los Prefectos: PP. Llorente, Lemrise y J. González y Franquesa. Llegamos a tener unos 30 seminaristas,  de las diócesis de Osaka y de Nagasaki principalmente. Algunos jóvenes que habían terminado sus estudios de enseñanza superior aprendieron latín en el seminario, y luego fueron a USA, al seminario de Calabasas. Allí hicieron el Noviciado, profesaron, estudiaron filosofía y teología, sin que nadie llegada al sacerdocio. En 1967,se acordó cerrar nuestro seminario y mandarlos al seminario diocesano de Osaka, pero de ellos, no ha perseverado ni uno.

            En 1968,un nuevo intento de formar Seminaristas Mayores, 3 de ellos portugueses, con algun japonés, fué el móvil de crear un nuevo Seminario en Nagoya, yendo a estudiar en el Seminario de los del Verbo Divino... Hay que constatar con agradecimiento la generosa acogida que la Congregación del Verbo Divino hizo a nuestros seminaristas mayores, admitiéndolos en su propio Seminario. Pero el mismo Prefecto tuvo un desliz sentimental, cuyo mal ejemplo desbarató todas las vocaciones.

            Esta ha sido la triste historia de nuestros seminaristas japoneses y extranjeros, durante el tiempo que comprende nuestra Visitaduría.

 

            Luego se intenta abrir un centro de formación en Tokyo. En sus inicios, en un piso, en 1976. Más adelante se compra la actual propiedad, en donde los seminaristas van a estudiar en al Seminario de los Franciscanos.

 

 

HIRAKATA-IGLESIA:

            El culto tenido en una sencilla clase del Parvulario, trasladado al Kodo y más tarde en la iglesia nueva es un reclamo de espiritualidad. La erección canónica de la parroquia, el 1-XI-1954,asienta la fe en los moradores de la ciudad de las flores.

 Untitled6           El parvulario adquiere un prestigio tal que llega a ser el de mayor  número de niños en la diócesis. Debido a ello, los edificios han sufrido un cambio casi continuo, para poder albergar a tantos niños que han pasado por nuestro centro educativo. El actual alcalde de Hirakata es un graduado de nuestro parvulario y muchos médicos y gente de influencia ciudadana han sido alumnos de nuestro centro. Si en sus comienzos solo funcionaban 2 clases, pronto se ampliaron con otras edificaciones, de 6 clases, de 9,con una construcción de hierro, encima de las 3 clases adjuntas al convento. Luego el arquitecto Sr. Kise construyó un bloque de dos plantas con 3 clases en cada planta y una azotea para jugar. Luego,se edificó en la parte contraria del convento otros 4 clases, dejando los bajos para juegos. En tiempo del P. F. Carbajo se construyó el Kodo actual.

            Aquel vergel de Dios con el celo y el cariño de los pastores claretianos irá creciendo hasta formar una de las más grandes parroquias de la diócesis.

 

Untitled7

 

KADOMA-IGLESIA:

 

            En aquella población, en donde nació la gran fábrica "National", se compraron unos terrenos para levantar un nuevo centro evangelizador. Inaugurada con sencillez el 2-X-1955, el P. Franquesa se responsabilizó de aquella parcela. El P. Jarussi ensanchó el presbiterio para poder acoger alos cristianos que iban engrosando la familia parroquial. El P. Marcelino construyó la nueva iglesia-rectoría. Otros claretianos continuaron la labor, hasta que pareció a los Superiores que había llegado el tiempo del traspaso de la parroquia al Obispado, efectuado en 1990.

            Las Carmelitas Vedrunas, casi desde la fundación del convento-parvulario, se han desvivido para colaborar en los trabajos apostólicos parroquiales.

 

 

SHIJONAWATE-DAITO-IGLESIA:

Untitled8

            Adquiridos unos terrenos, con un camino ajeno de una jinja, se inaugura la Estación misional de Shinjowate el 15-I-1956. Por estar algo alejada de la estación, se buscó otro lugar más propicio. En 1962,se traslada la iglesia de lugar; se construye una casa rectoral, de una s

ola planta, separada de la iglesia, en cuyos terrenos se abre un aparcamiento para aligerar los gastos de la parroquia. Se crea el movimiento del escutismo, cuya existencia no era grata a algunos párrocos, lo cual motivó la supresión de dicha actividad.

            Como se planeaba una carretera ancha que había de atravesar nuestro terreno, se pensó en un tercer traslado. Se construye una nueva iglesia-rectoría de cemento, de 3 pisos, en la vecina ciudad de Daito; Y sin previa tramitación jurídica, se cambia el título de parroquia de Shijonawate en la de Daito. Desde la Pascua de Resurrección, la Comunidad de Imaichi comenzó a atender a los cristianos de Daito.

            Dicha iglesia se ha atendido, en un principio, desde la parroquia de Kori; luego desde el Seminario o Residencia de Hirakata; viviendo allí; más tarde,desde Imaichi; hoy en día, los de Imaichi atienden aquella parroquia. Muchos han trabajado en esta parcela parroquial, cuyo personal, sin estabilidad psicológica, ha ido engrosando la Comunidad parroquial.

 

 

TAKATSUKI-IGLESIA:

            Cerca del sitio en donde había el Castillo de Takayama Ukón, se edificó una casa parroquial en 1954.El culto se tenía en una sala de tatami, entrando a la derecha, sala aneja al recibidor. Luego se construyó un Hoikuen, que a los pocos meses fue convertido en lugar de culto. La parroquia abarcaba Takatsuki e Ibaraki, hasta que ésta se desmembró de Takatsuki.

            Aún hoy día, corre como un rumor de que en tiempos de Takayama se obligó a quemar el butsudan -el altar familiar- cosa que dificultaba -y dificulta- un poco el trabajo apostólico.

            En 1957 las MM. Claretianas adquieren el Parvulario adjunto a la iglesia. Más tarde edificarán el convento-noviciado, para continuar la evangelización en el ambiente parroquial y del parvulario

            En 1962,se inaugura la actual iglesia, cuyo arquitecto fue el Sr. De Couto, brasileño. Cuando en 1949,el brazo de S.Francisco Javier recorrió el Japón, en Takatsuki se levantó un altar de granito enfrente de la llamada. Ebisu jinja .En recuerdo de tan fausto evento al construirse la nueva iglesia dicho altar se trasladó al terreno de la parroquia.

            Allí se celebraron los 350 años de la muerte del daimyo con asistencia de un selecto público, como el cardenal Marella, las Autoridades civiles y un nutrido público.

            Seis Claretianos–PP. Dussán, Jarussi, González, Franquesa, Llorente y Montero- han cultivado con celo e ilusión esta viña del Señor.

 

 

IBARAKI-IGLESIA;

            Desde Takatsuki se atendía a los cristianos de Ibaraki, celebrando la misa en el convento de las Adoratrices, cuya presencia se inicia en 1956. El terreno que se compró siendo el P. J. González, el Superior de la Misión, y el P. J. M. Franquesa, Ministro de la misma, está en el centro de las dos estaciones que hay en la ciudad. Se aprovechó la casa que había en la montaña, destinada a la fundación de una residencia de ancianos, cuyo proyecto no se realiazó, por trazar el Meishin, por el mero centro de la propiedad.

            La capilla era una sala grande de tatami. Luego,el P. Montero compró una iglesia –que era del ejército americano, en Hiróshima-; edificó el segundo lugar de culto. El P. Jarussi, la retocó por dentro, sobre todo con unas cristaleras que ostentaban sucesos del cristianismo japonés.

            Allí trabajaron 4 párrocos claretianos. -los PP.Montero, Ferrer, Jarussi y Fradera. Hay familias de raigambre cristiana que fundamentan y facilitan la labor misional.

            La condición jurídico-religiosa, en un principio, dependiente de la Comunidad de Takatsuki, en tiempo del P. Montero, que residía allí. El P. A. Ferrer era Superior Delegado directamente del Visitador. Luego, en tiempo del P. Jarussi, pasa a depender de la casa de Imaichi, hasta que se entregó a la diócesis, siendo párroco el P. Fradera. También en Ibaraki, funcionó unos meses el Noviciado, siendo Okuhara el único Novicio, bajo la dirección del P. Marcelino Fonts. Últimamente también convivió con el P. Fradera un aspirante claretiano, quien iba a estudiar en la Eichi, hasta que dejó la vocación.

            Los Ministerios durante este lapso de tiempo -1961-1994- fueron los siguientes:

Bautismos: 298; Confirmaciones: 129; Matrimonios: 54; Defunciones: 13.

 

 

Untitled9NAGOYA-IGLESIA:

            Ante una necesidad de expandirse fuera de una sola diócesis se escogió la ciudad de Nagoya. El Rdmo. P. General, en 1967, expresa su voluntad de fundar allí, para que nuestros Seminaristas Mayores estudien en el Seminario de los del Verbo Divino.

            Se buscan unos terrenos, que sin saberlo, pertenecían al obispo. Mientras tanto nuestros tres Estudiantes portugueses residirían, con su Prefecto, P. Justino Rodríguez, en el convento del Verbo Divino, generosamente ofrecido.

            El 13-IV-1968,se bendice el nuevo edificio del Parvulario. El edificio del Seminario-Convento se construye poco después. Así las cosas, empieza a funcionar la actividad claretiana. La parroquia va adquiriendo su vitalidad, a base de esperanzas y sinsabores por el fracaso del Seminario.

            Sigue la vida del Parvulario, dando trabajo al P. De Grandis y a los siguientes Directores del Ake no Hoshi: PP. Guitart, Cisneros, y al Sr. Nakayama. Aunque hubo un sindicato, que ocasionó disgustos y sinsabores. Todo se ha superado en la actualidad.

 

 

CONGREGACIONES RELIGIOSAS:

            No podemos olvidar la ayuda y la cooperación de las Religiosas vinculadas a nuestro Territorio Misional. Las Monjas de la Caridad y de la Educación cristiana de Nevers, con su colegio prestigioso de niñas, el colegio de Seibo, que trabajaban dentro de los límites de la parroquia de Korien.

                        En Imaichi, las monjas de Akagawa, Miyazaki Caritas-kai, que cuidaban, con cariño a los ancianos , fueron atendidas por los Claretianos desde Imaichi, celebrándoles cada día la misa, hasta que dejaron este apostolado

            Aunque fuera de los límites de la parroquia de Imaichi, todas las mañanitas un claretiano con la bici iba a celebrar la Misa, al convento de las religiosas de Shin-ai, en su capilla de madera, que más tarde se quemó. Durante un largo período un Padre era el Capellán de dicho convento.

            Allí, junto a la misma parroquia de Korien, las Monjas Misioneras de S. José, de Osaka, con su parvulario, ayudando al párroco fueron desarrollando su labor misionera, antes que nosotros.

            Las Religiosas de Nevers, que trabajaban en el colegio de Seibo, tenían el gozo de asistir a la misa de su convento, celebrada por un Padre residente en la parroquia de Korien. Al traspasar la parroquia al Obispado, por largo tiempo un Claretiano era el confesor nato de las religiosas.

            Durante el período que historiamos hubo cuatro nuevas fundaciones de Religiosas. Las primeras que se establecieron en nuestra zona fueron las MM.  Adoratrices de Sta. Micaela del Smo.Sacramento, en 1956,en Ibaraki, para cuidar de las jóvenes que trabajaban en Osaka, continuando su labor hasta el presente..

            Las MM. Carmelitas de la Caridad-Vedrunas, también abrieron un parvulario junto a la iglesia de Kadoma, en 1956. Siempre colaboraron en la tarea parroquial.

            Le siguieron las Misioneras Claretianas de María Inmaculada, que, desde su llegada al Japón, vivían en la casita que hay a la izquierda, entrados ya en el terreno parroquial de Korien. Una vez adquirido el parvulario adyacente a la iglesia de Takatsuki, se pudieron establecer fijamente allí en 1958, ampliando el parvulario, y más tarde edificando su convento-noviciado.

            En 1959 las MM. de Nevers también abrieron un parvulario en Kori, New Town. En el Kodo -Salón de actos- un claretiano, desde Hirakata-parroquia, celebraba todos los domingos la misa, con una nutrida participación de fieles. Por los años de 1990, cerraron dicho centro educativo.

            Las MM. del Sto. Ángel intentaron fundar un parvulario en Shijonawate, pero por varias razones desistieron del proyecto.

            En buenas manos depositamos tanta labor misionera, cuyos frutos aún perduran, siendo nuestro gozo cumplido.

 

 

GOBIERNOS DE LA VISITADURÍA:

            En este período que estudiamos, desde 1954-a 1973,cuya duración es de 19 años, ha habido 10 gobiernos. Han sido 7 los Visitadores; los PP. Consultores Primeros fueron 9 diferentes. Los PP. Consultores Segundos fueron 6 diferentes, y Ministros hubo 4 diferentes.

           

Año

Sup. Visitaduría

Consultor 1º

Consultor 2º

Ministro

1954-56 (I)

Jesús González

Luis Dussán

Pedro De Grandis

Pedro De Grandis

1956-58 (I)

Luis Dussán

Moreira

Pedro De Grandis

Pedro De Grandis

1958-61

Pedro Caballer

González

Llorente

Llorente

1961-63 (I)

Jesús González

Llorente

Briskey

Galdeano

1963 (I)

Jesús González

 

 

 

1963-66

Emeterio De la Rosa

Franquesa

Montero

Jesús González

1966-69

Emeterio De la Rosa

Suter

Carbajo

Jesús González

1969 (I)

Felipe Carbajo

Manuel Sanchez

Rodríguez

Pedro De Grandis

1969-70 (I)

Manuel Sánchez

Carbajo

Rodríguez

Pedro De Grandis

1970-73

Antonio Fradera

De la Rosa

 

Pedro De Grandis

(I) significa periodo de gobierno incompleto

 

 

MOVIMIENTO DE PERSONAL

            Del personal llegado al Japón -no del destinado- deducimos el movimiento efectuado en esta etapa como Visitaduría: Es como sigue:

 

 

Hermanos

Sacerdotes

Total

Inicio de la Visitaduria

2

9

11

Llegaron a Japón

 

 

23

Salen de la Congregación

 

 

12

Vuelven a las provincias de origen

 

 

8

Quedan al final en la Visitaduría

 

 

14

 

Continue reading
390 Hits

"... Era un Extraño y me Hospedaron"

"…era un extraño y me hospedaron"

Jorge Castillo


A

l llegar a Taiwán, de entre las primeras cosas que se perciben es la inmensa cantidad de fábricas e industrias, además de la cantidad de concreto y edificación para crear carreteras, autopistas y vías de comunicación. "Llegué al Primer Mundo", fue lo primero que pensé. Pero basta con averiguar un poco, unas preguntas por aquí y otras por allá, y rápidamente uno se entera que la principal mano de obra viene de países cercanos. El "obrero" que mueve la industria y construye las grandes autopistas no es taiwanés, sino que es filipino, indonesio, tailandés y últimamente, también vietnamita.

 

Hablar de la realidad de estos "inmigrantes" es hablar de una gran problemática. La lejanía del hogar, de la "Madre Patria" produce en cualquier extranjero ese extraño sentimiento de nostalgia, tristeza y sinsabor. A veces es el papá el que ha tenido que llegar a estas tierras en busca de una "vida mejor", o quizás la mamá; y entonces no es difícil imaginar los problemas que tiene que encarar una familia separada por la necesidad. En la mayoría de las situaciones es el trabajo esclavizante que tienen que enfrentar, de 14 horas diarias, de 7 días a la semana, y sin permiso para salir de la habitación en la que viven porque el pasaporte ha sido decomisado. Sin embargo, es en la Iglesia donde muchos de estos hermanos nuestros, han podido encontrar no sólo un refugio, sino también un hogar de hermanos, un lugar donde poder hablar libremente sin presiones, un lugar para celebrar y recordar, para reír y para alegrarse. Muchos de estos hermanos que pueblan nuestras Iglesias son filipinos, pues es el único país asiático con mayoría católica. Es un pueblo con multidiversidad lingüística, pero con un denominador común: sencillez de vida y espíritu de lucha.

 

Me topé con esta realidad casi por casualidad.  Apenas llegado a este país no podía involucrarme en la pastoral de habla china, por la lógica imposibilidad del idioma. Así que mientras me dedicaba al estudio de éste apoyé un poco la pastoral de habla inglesa que es básicamente con hermanos inmigrantes de Filipinas. En Keelung, donde tenemos una parroquia, solemos celebrar la Eucaristía dominical en inglés con los filipinos, al iniciar llenaban unas 50 personas aproximadamente, número que aunque parezca pequeño en algunas partes del mundo, es un número alto de católicos en Taiwán. Con esta comunidad hemos compartido varias semanas de formación Bíblica, más bien sería de compartir bíblico; un día de retiro, y muchos motivos de celebración. Por la tarde iba a dos dormitorios a celebrar la Eucaristía, pues estos hermanos nuestros tenían que trabajar el domingo, un grupo hasta las 6pm, y el otro hasta las 9pm. Con ellos el compartir fue más sencillo, por motivo del tiempo y la pequeñez del local (dormitorios familiares forzados a abrigar 30 obreros). Con uno de este grupo me tocó compartir el "justo reclamo", pues no contentos con que el contrato no era cumplido me pidieron les buscase asesoría para poder hablar con su Jefe y así conseguir una mejor calidad de trabajo, y además sin represalias. Algo conseguimos. Últimamente estoy celebrando la Eucaristía con otro pequeño grupo en otra localidad. La mayoría son filipinos, pero suelen venir con nosotros algunos vietnamitas, y de vez en cuando alguna familia taiwanesa. Aquí el reto es la comunicación, pues no hay inglés que valga, y como los vietnamitas entienden más o menos el chino, hacemos mejor de nuestra parte.

 

Dadas las últimas políticas gubernamentales que buscan favorecer al obrero local en la búsqueda de nuevos empleos, el Gobierno se ha propuesto disminuir considerablemente el número de obreros extranjeros. Y lo está consiguiendo. Y esto lo sentimos en nuestra feligresía extranjera, pues cada vez son menos. Y así, en todos los que colaboramos un poco en esta Pastoral de Inmigrantes nos queda el gusto de haber compartido un poco la semilla del Evangelio con estos hermanos nuestros. Y al final esperamos haber hecho un poco realidad aquello de: "Era un extraño y me hospedaron……."

Jorge Castillo, cmf

Continue reading
287 Hits